EL OTRO PAISAJE AMERICANO

30 noviembre, 2016

A partir de Williams (Arizona), pueblo en el que nos quedamos en el último post, nos desviamos de la Ruta 66 para ir hacia el norte y después volver hacia el oeste, pasando por maravillas de la naturaleza como el Gran Cañón, Monument Valley o Yosemite. Pero en este caso, estos paisajes no serán los protagonistas…

El otro paisaje americano pretende retratar aquello menos vistoso, pero referente de alguna forma del american way of life. Recoge grandes espacios solitarios y pequeños momentos de la vida cotidiana de sus gentes.

La foto de portada la hice de casualidad justo antes de abandonar Williams. Estaba cruzando la calle y esta pick up aparcó delante del motel, componiendo lo que me pareció una imagen bastante icónica: una Chevrolet junto a un neón de “open”.

Parada de la ruta escolar en un poblado navajo en Kayenta (Arizona). Encontrar esta señal en medio del desierto frente a unas casas de barro de los indios nativos, fue de las cosas que más me llamó la atención durante el viaje (tanto, que di media vuelta con el coche para fotografiarla).

A nuestro paso por Page (Arizona), paramos para tomar algo y pedir unas indicaciones. El señor al que preguntamos nos explicó el camino amablemente, y tras terminar su café volvió durante un rato a sus pensamientos con cara de preocupación. Después se levantó, cogió su sombrero y se marchó en su ranchera.

Gasolinera, molino de viento y camión cisterna en la frontera de Nevada con California.

El cruce de caminos a la entrada del parque nacional de Death Valley (California) es un lugar semiabandonado y bastante cinematográfico donde se encuentra, entre otras cosas, lo que parece un antiguo taller y que fue un almacén/escondite en Carretera al infierno (Robert Harmon, 1986).

Las dunas sin apenas contraste, bañadas por esa luz blanquecina y sin ningún retoque posterior, reflejan ese mismo ambiente fantasmagórico del interior del parque.

Casa/oasis en el desierto de Mojave (California). Esta vivienda estaba en medio de la nada, rodeada de tierra y castigada por un sol abrasador. Paramos el coche en el arcén y me bajé a hacer una foto de la casa -no podía dejarla pasar-, y unas cuantas más del desierto que tenía frente a ella. Y mientras paseaba concentrada con la cámara al otro lado de la carretera, la dueña (una de esas amas de casa que te dan la bienvenida al vecindario con una tarta de manzana) salió al porche para preguntarme si estaba bien o si necesitaba ayuda. Cuando le dije que sólo estaba haciendo fotos pareció bastante sorprendida, pero se limitó a advertirme que tuviera cuidado, que el sol a esas horas era muy peligroso.

Tras cruzar el desierto bajamos por la costa, parando en grandes ciudades y en pequeños pueblos. Como venía haciendo hasta ahora, intenté quedarme con aquellos detalles que llamaban mi atención, más cerca quizás de la fotografía de calle que de la de viajes.

Floristería en San Francisco (California). Paseando por Castro -barrio conocido por ser centro de reivindicación de los derechos de la comunidad gay desde los años 60-, me encontré con esta proposición irresistible para cualquier objetivo.

The Beat Museum (San Francisco). En el camino fue, entre otras, una de las referencias para imaginarme "ese gran paisaje americano" que quería retratar, así que tenía bastantes ganas de visitar este museo/tienda. Está lleno de historia, joyas y curiosidades de la generación beat. La mirada a cámara del encargado, hace aún más pintoresca la foto.

Ford Mustang en un garaje de la calle Lombard (San Francisco).

Taller de restauración de coches clásicos y cartero en su camioneta de reparto en Seaside (California). En esta ciudad próxima a la más turística Monterey, el mal tiempo nos impidió ir a la playa, pero me dio juego para hacer algunas fotos.

Cruce de Hollywood Boulevard con Hihgland Avenue en Los Ángeles (California).

Desayunando en Farmers Market (Los Ángeles), me fijé en esta mujer, que me pareció estaba absolutamente “de foto” con esa pose y el sombrero ocultando su rostro. Disparé, rápida y discreta, y continué con mi café. Un rato después, pasamos por su lado al salir y me di cuenta de que bajo su revista escondía un bloc de dibujo, donde estaba retratando a unas chicas que había junto a la mesa que acabábamos de dejar…

Sisquoc Store en Santa María (California).

Grupo de mariachis tocando en Santa Bárbara (California).

Fachada de una casa en zona residencial de San Luis Obispo (California)

Para terminar, elijo de nuevo una fotografía nocturna. Volvíamos al alojamiento después de pasar la tarde en San Luis y me gustó cómo se veía la fachada de este supermercado. En la primera toma cogí despistado al hombre, pero en la segunda me pilló y se quedó tranquilamente mirando a cámara con las manos en los bolsillos. Luego, asintió con media sonrisa a modo de despedida...